Seguramente la extracción de cordales, comúnmente llamados muelas del juicio, sea la intervención que más veces se realiza dentro de la cirugía oral y, tal y como indica su nombre, se basa en la extracción quirúrgica (o no) de las muelas del juicio.

Concurren muchas indicaciones para llevar a cabo la extracción de cordales, entre las que destacan la falta de espacio en la mandíbula para una correcta erupción, la orientación anómala de las muelas del juicio que puede producir daños en las piezas vecinas, o también problemas de inflamación en la encía debido a una erupción incompleta de los cordales, que puede provocar una infección crónica en la encía de alrededor.

1. ¿Todas las muelas del juicio deben extraerse?

No. La extracción de las mismas está indicada cuando presenten problemas (caries, infección de la encía circundante); cuando molesten a las piezas vecinas; en determinados tratamientos de ortodoncia, si aquellas piezas dificultan el movimiento del resto de dientes…

2. La cirugía oral, ¿Es dolorosa?

No tiene que serlo. Las modernas técnicas de anestesia local permiten realizar todo tipo de intervenciones en el interior de la boca, sin provocar sufrimiento en el paciente.